Con mi bandoneón, hablo, le cuento, me enojo, pienso. Es mi compañero inclaudicable de cada momento de mi vida.

 

Tiene lugares de tranquilidad al recorrerlo, espacios de tensión al explorarlo, por momentos parece que se deja dominar y tiene límites y en otros un mundo de preguntas para quienes lo desconocen.

 

Cada instrumento es único e irrepetible. Tienen su perfume y se mezcla con el mío, tiene sus distancias hasta que no presenta secretos, pesa cuando estoy cansada pero siempre encuentro su abrazo la sensación maravillosa de tocarlo.

 

Imagino el final de mis días sentada con mi bandoneón en mi casa en medio de la inmensidad de mi música.

 

El Bandoneón es el instrumento musical más representativo de la cultura de nuestro pueblo. 

 

Por qué el bandoneón es uno de los ejes de la cultura de buenos aires?

 

Si pensamos en la música popular de nuestra ciudad, el tango; el eje central del mismo es el bandononeón.

 

Pero  por qué pensar al bandoneón como eje representativo de nuestra música ciudadana?

 

Este instrumento tiene características únicas que lo diferencian de cualquier instrumento. Es  el único instrumento que respira, suena, se mueve, se abre y se cierra. Es lo más parecido a un ser humano ; que se mueve, respira, abre y cierra su ojos, su boca, su corazón para poder seguir viviendo. Es por eso que el bandoneón es el instrumento musical más representativo para expresar aquellas cosas que nosotros llevamos en el corazón y debajo de la piel.

 

De acuerdo a la convención de la UNESCO del 2003  se define Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad como los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas de las comunidades, los grupos y, en algunos casos, los individuos que se reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Asimismo se incluyen los objetos, artefactos y espacios culturales relacionados con las manifestaciones del Patrimonio Cultural Inmaterial.

 

En el programa de proclamación que se estableció en el 2007, se distinguieron dos tipos de manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial: las formas de expresiones culturales populares y tradicionales y los espacios culturales.

 

 

EL tango es la expresión cultural de un pueblo, dentro de él viven las raíces y las historias de una comunidad.

 

A partir de la música del tango, se desprenden la danza, el bandoneón y la poesía. Los orígenes del tango datan de principios del siglo pasado como resultado de la inmigración hacia el Río de la Plata.

En la fusión de las diferentes culturas de los inmigrantes surge como consecuencia la música del tango que se radicó en el Río de la Plata y se desarrolló hasta nuestros días.

 

Desde hace unas décadas atrás son los habitantes del Río de la Plata los que emigran llevándose consigo su música como el tesoro que los representa y es allí, donde el tango comienza ha desarrollar sus primeras células, hasta hoy, donde se ha prosperado como la música de las metrópolis.

 

A pesar de esto es un género que está en extinción. Y siendo la música de las Metrópolis donde reúne la expresión cultural de muchos pueblos con influencia del Río de la Plata,  surge la urgencia de preservar una cultura en paulatina desaparición.

 

Dentro de las formas de expresiones culturales populares y tradicionales que conforman el tango, existen:

 

-El Baile
-La poesía.
-La música.                                                     
-El lunfardo
-El intérprete
-Los arregladores

 

-El bandoneón Camino a una desaparición que pareciera ser sin retorno. El instrumento más representativo del género. El Alma del Tango. No hay tango sin bandoneón. Este instrumento desembarcó en el Río de la Plata a principios del siglo pasado para quedarse y no desprenderse más de las raíces que lo hicieron el icono más representativo de  este género popular.

Desde la segunda guerra mundial, donde han desaparecido las matrices para la fabricación de este emblemático instrumento, no se han logrado fabricar nuevos, de iguales características. El secreto de sus voces se lo han llevado a la tumba el estruendo de las bombas de la década del cuarenta. La aleación de los metales que conforman aquellas voces que le dan ese sonido irrepetible que nos representa como “el sonido del tango”, aun hoy no es posible reproducir.

 

-Los afinadores y restauradores  Camino a la desaparición en una crueldad sin remedio. Hoy solo existen los nietos e hijos de aquellos baluartes de este oficio de afinar bandoneones. Los visitan de todas partes del mundo ya que habitan en la Ciudad de Buenos Aires y son parte de un tesoro como los milongueros, los arregladores, los compositores, los poetas, los músicos. Han surgido los resultantes de la tecnología actual, pero ninguno de ellos logra captar el secreto de las "comas del sonido" de la afinación tan exacta de un "La a 442" que es la base de cualquier música de un tango.

 

 

RECUERDO UNA ANÉCDOTA 

 

 

Estaba yo tocando en un musical en el centro Cultural Borges y eso sucedía cuatro veces por semana durante seos meses. Allí yo tocaba un solo de bandoneón con imágenes mías y de bandoneonistas por detrás en medio de una escena de buenos aires de tango.

 

En medio de ese período una noche suena el teléfono en mi casa y me avisaban que mi padre había sido internado del corazón. Primera vez que me pasaba en la vida. Recuerdo con tristeza aquel momento.

 

Pasaron tres días de la semana ocupándome de mi padre y de mi familia y yo, sin tocar el bandoneón. Llegó el jueves, fui al teatro, comenzó el espectáculo como siempre y cuando llegó el momento del black out para el solo de nada menos, Adiós Nonino, los recuerdo y la tristeza me invadieron sin avisarme. Recuerdo aferrarme fuerte a las correas del bandoneón y comenzar a hablarle.

 

Le decía: Soná, tenés que sonar. Viste todo lo que nos pasó y ahora estamos aquí? Estás solo, vos para ayudarme. Me acuerdo que la tristeza me colmaba el alma profundamente.

 

Esa noche, al salir del teatro la gente me esperaba y con lágrimas en sus ojos me expresaba la emoción que habían sentido. Y yo en silencio decía: si supieran lo triste que yo misma me sentía y solo lo tenía a él. A mi Bandoneón.

 

Todos los derechos reservados, ®2014 - Carla Algeri

Todos los derechos reservados, ®2014 – Carla Algeri

CARLA ALGERI

Bandoneonista